viernes, 28 de marzo de 2014

"La escritura necesaria", Rubén Angulo Alba

La escritura necesaria
Rubén Angulo Alba (2013)
Siníndice Editorial
A finales del mes pasado, el autor Rubén Angulo Alba sorteó vía Twitter dos ejemplares de su novela La escritura necesaria. Tuve la suerte de ser uno de los agraciados y unos días después me llegó por correo el libro de Rubén. Ayer terminé de leerlo y me gustaría dedicarle esta reseña, junto con mi agradecimiento por el sorteo que me ha permitido conocer su obra.

Los géneros en literatura son como los colores, los hay para todos los gustos. No soy fiel seguidor de ninguno de ellos en particular, me gusta un libro en función del contenido que me ofrece y de lo que me transmite, y suelo cambiar de estilo a menudo. No obstante, quienes me conocen saben que me gusta la literatura donde se habla de literatura o del proceso creativo de un autor, ya sea en forma de novela o de ensayo. A este género (o subgénero, dependiendo de la clasificación a la que nos atengamos) se le suele llamar metaliteratura.

Hay autores, como Rodrigo Fresán, que afirman que toda literatura es metaliteratura por definición, porque todo lo que escribes siempre tiene una dosis de lo que te está ocurriendo. Estemos o no de acuerdo con el escritor argentino, lo cierto es que en el libro de Rubén Angulo el acento metaliterario es muy acusado.

César se traslada a Logroño para trabajar en un encargo, una novela corta relacionada con el mundo del vino. En su lucha contra el pánico al papel en blanco, la vieja casa que alquila en el casco antiguo de la ciudad toma protagonismo: sucesos inusuales, una caja repleta de cartas y fotografías de antigüedad relativa. Trabaja en ellas con la esperanza de que le sirvan de arranque para su novela, pero un descubrimiento inaudito será acicate para profundizar en la investigación de la familia que habitó la casa antes que él. Las que en un principio parecían ser cartas sencillas, tienen un remitente fuera de lo común.

Al mismo tiempo que César avanza en la escritura de la novela, trata de averiguar en lo posible la historia de la familia que habitó aquella casa. Los sueños se suceden como peldaños de una escalera, en un crescendo onírico que termina con la confluencia de lo personal y lo imaginado. ¿Es César, es el escritor, o es la casa la que trata de ejercer influencia?

La novela se divide en varios hilos argumentales que confluyen en el protagonista absoluto de la obra, César. Por una parte, me ha llamado la atención el alto contenido erótico de algunas de las escenas que centran la historia llamémosla romántica, escenas que se encuentran repartidas de manera uniforme por todo el libro.

En segundo lugar el hallazgo de unas cartas y fotografías, pertenecientes a la familia que habitó la casa donde vive César, es el detonante de unos sucesos que llegan a obsesionar a Rubén hasta el punto de no discernir en ocasiones entre experiencia real y onírica. La historia paranormal, con presencias fantasmagóricas y protagonismo para la llamada escritura automática, me ha gustado especialmente.

Por último, la personalidad y psicología de César ejercen de bisagra entre ambas historias, la romántica y la paranormal, cuyos ejes centrales son la casa que habita César y sus antiguos moradores.

El atasco creativo que sufre César a la hora de cumplir con el encargo de su editor es otro de los protagonistas de la obra. El autor refleja a la perfección un síndrome bien conocido por muchos autores, el miedo al folio en blanco, así como los intentos de César por superarlo para encajar las ideas que tiene en mente con el mundo del vino.

En definitiva, estamos ante una buena novela cuya lectura recomiendo. Una buena historia, bien contada y estructurada, en la que el autor conjuga varios géneros de forma acertada. Los interesados en adquirir el libro pueden hacerlo a través del blog del propio autor, aquí.

No hay comentarios: