miércoles, 10 de julio de 2013

Una historia alucinante, un libro muy especial

"El mensaje de otros mundos"
Eduardo Pons Prades (1982)
Editorial Planeta
¿Qué puede llevar a un prestigioso historiador español, un intelectual reconocido, un erudito, autor de numerosos ensayos sobre la Guerra Civil y la República, a escribir un libro sobre ovnis? Es más, ¿cuántas personas estarían dispuestas a jugarse su prestigio profesional narrando una experiencia de abducción extraterrestre sufrida, presuntamente, en primera persona?

Había oído hablar de este libro, pero fue el pasado fin de semana, cuando lo rescaté de una caja que estaba llena de libros, en el doblado de una casa del pueblo de Cala (Huelva), cuando recordé la historia y regresó, como por ensalmo, el enorme interés que en su día me produjo.

Ahora, con El mensaje de otros mundos en mi poder, me dispongo a recuperar un caso que, como comenté en un artículo anterior, desprende el sabor añejo de las viejas historias sobre ovnis y extraterrestres que tan de moda se pusieron en los años setenta y ochenta. 
Cederé la palabra al gran Antonio Ribera para hacer un breve resumen de lo que podemos encontrar en este libro:

Si hace tan sólo cuatro o cinco años alguien me hubiese dicho que un día yo prologaría un libro como éste, hubiera creído que se burlaba de mi. De mi, sí, del "investigador serio, aséptico" (no escéptico) que lo tomaba todo a beneficio de inventario, y que consideraba delirantes la mayoría de las historias de "contactados". Pues hete aquí que ahora estoy prologando el libro de un "contactado".

Algo que discurre por cauces semiocultos por ahora, por debajo de la "historia oficial" que creen vivir los políticos vocingleros y escribir los historiadores al uso. Porque yo creo que ésta es -y ésta será- la verdadera historia de nuestra época... Y de esta historia oculta, subterránea, acaso formará parte importante el encuentro de Pons Prades con unos "extraterrestres" en las montañas de la Cataluña Norte, cerca del núcleo magnético del Canigó.

Yo, repito, no creía, hasta hace muy poco, en los mensajes "mesiánicos". Pero es que en el que ese alguien confió a Pons Prades hay algo que lo hace "diferente". Señores, no estamos en presencia de un Siragusa cualquiera. Aún hay clases. Pons Prades no se ha apresurado a montar un tinglado publicitario, una "Hermandad Cósmica" cualquiera, con su alucinante experiencia. Se ha limitado a recoger el mensaje, a transcribirlo y a relatar el episodio, humildemente, sabiéndose transmisor, y "nada más que transmisor", en este libro que tanto da que pensar... Porque eso es lo que todos tenemos que hacer: ponernos a pensar... y a andar. Sin olvidar la advertencia de Antonio Machado: "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar".
Aún no he leído el libro, me voy a poner a ello en breve, pero no me he podido resistir a escribir sobre él. Al parecer, sólo existe una edición de la obra y hoy es muy difícil de encontrar. Una nueva joya para mi biblioteca, un libro original como pocos, una historia increíble narrada por una persona que nunca se interesó por el tema ovni y que, curiosamente, jamás volvió a escribir sobre ello. Necesitaba transmitir su experiencia y lo hizo, y defendió su veracidad hasta su muerte.

Tras su lectura, comentaré mi impresión sobre la obra con mayor conocimiento de causa. No sé si la experiencia de Pons Prades fue real o no. En cualquier caso, el mensaje, procedente de seres extraterrestres o de la mente del propio Pons Prades, es claro: La humanidad va por mal camino. Él lo escribió en 1982. ¿Acaso hay alguien que a día de hoy, en el año 2013, pueda decir lo contrario?

No hay comentarios: