sábado, 23 de febrero de 2013

"El abuelo que saltó por la ventana y se largó", Jonas Jonasson

"El abuelo que saltó por la ventana y se largó"
Título original: "Hundraaringen som klev ut genom fönstret och försvann"
Jonas Jonasson (2012)
Editorial Salamandra
Los géneros literarios son como los colores, hay para todos los gustos. Mis lecturas abarcan muchos géneros distintos, suelo elegir la temática en función de mi estado de ánimo más que por cualquier otra consideración.

Tal vez por ese motivo, ahora me apetece leer libros que me arranquen una sonrisa. Una compañera del trabajo me recomendó un libro de título interminable que esta misma mañana he terminado de leer: "El abuelo que saltó por la ventana y se largó":

Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber a donde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan, sin pensarlo dos veces, se sube con la maleta, ignorante de que en el interior de ésta se apilan, ¡santo cielo!, millones de coronas de dudosa procedencia. Pero Allan Karlsson no es un abuelo fácil de amilanar. A lo largo de su centenaria vida ha tenido un montón de experiencias de lo más singulares: desde inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, hasta amistades comprometedoras como la esposa de Mao, pasando por actividades de alto riesgo como ser agente de la CIA o ayudar a Oppenheimer a crear la bomba atómica. Sin embargo, esta vez, en su enésima aventura, cuando creía que con su jubilación había llegado la tranquilidad, está a punto de poner todo el país patas arriba. La edición en castellano de esta novela llega precedida de un éxito arrollador en toda Europa. Casi dos millones de ejemplares vendidos —de los cuales más de un millón en Suecia, donde fue Libro del Año y Premio de los Libreros— y presente en las listas de libros más vendidos en Italia, Francia y Alemania, país donde ocupa el puesto número uno al día de hoy, demuestran que estamos ante una rara avis. Jonasson ha urdido una historia extremadamente audaz e ingeniosa, capaz de sorprender constantemente al lector, pero el verdadero regalo es su personaje protagonista, Allan Karlsson, un hombre de un maravilloso sentido común, un abuelo sin prejuicios que no está dispuesto a renunciar al placer de vivir.

Me he divertido mucho leyendo este libro. Por una parte, con la descripción que el autor nos ofrece de los principales acontecimientos del siglo XX, a través de las peripecias de Karlsson. Por otra, las aventuras de uno de los grupos más surrealistas que se pueda imaginar: Un anciano centenario, un ladronzuelo septuagenario, un vendedor de salchichas, el jefe de la organización criminal más cutre que pueda existir, una mujer con sus mascotas, nada más y nada menos que un perro y... ¡un elefante!...

El comienzo es genial y el desenlace está muy bien conseguido. Por ponerle un "pero", hay pasajes históricos en los que en mi opinión el autor se recrea en exceso, haciendo que la lectura se haga más pesada a ratos. Tal vez podría haberse ahorrado un buen número de páginas resumiendo algunos acontecimientos sin los que la novela no hubiera perdido ni un ápice de sentido.

El personaje protagonista es inolvidable. Su periplo vital y su forma de afrontar la vida invitan al optimismo. Karlsson se ríe hasta de su sombra y, aunque en algunas ocasiones pueda parecer un inconsciente, nos demuestra que la vida merece que nos riamos de ella y que no hay obstáculo en el camino que no se pueda superar con una sonrisa. Caiga quien caiga.

El recorrido a través del siglo XX, con apariciones estelares de personajes como Franco, Truman, Hitler, Churchill, Stalin, Mao... es digno de reseñar, ya que el autor es capaz de presentar algunos de los mayores dramas de la Historia de la Humanidad y pese a ello arrancarnos una sonrisa por la forma de proceder del protagonista.

Buen libro que consigue lo que pretende, divertir, y que transmite un mensaje positivo claro, encarnado en el espléndido Allan Karlsson: Pase lo que pase, con veinte, cuarenta, sesenta o cien años, hay que descojonarse de la vida, por muy perra que esta pueda llegar a ser.

4 comentarios:

Nina dijo...

He acabado de leer hoy el libro y he encontrado tu entrada por casualidad. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ha sido una lectura sencilla por su alto contenido en humor. Creo que hace un resumen de la historia, contada de forma cómica que invita a que sigas leyendo hasta el final. Puede que no sea un libro que pase a la historia, pero ha cumplido con su función, entretener.

Ismael dijo...

Es de las lecturas que con el paso del tiempo recordaré con una sonrisa. Un libro muy entretenido.

Ana Parrilla dijo...

Me lo han recomendado por divertido. Lo anoto para las vacaciones. Me vendrán bien unas risas. Gracias por la reseña.
Saludos.

Ismael dijo...

Gracias a ti por tu comentario. Es un libro perfecto para desconectar y que te mantiene durante casi toda su lectura con una sonrisa en los labios.

Saludos.